Mi Vida Viajera / Sudamérica / Colombia / Valle del Cauca / Cali /

Uno de los mejores restaurantes en Cali

En mi pasada invitación a La Sanduchería del Escudo, conocí a la chef Maria Claudia Zarama. Ese día además de conocer la historia de su hamburguesa (La Doble R) me comento algo que me llamo la atención, la influencia que tiene “El Gran Cauca” en su cocina, en especial en la de su restaurante El escudo del Quijote.
Por Enrique Ceballos D

@enriqueceballosd

Cuando me habló de “El Gran Cauca” no sabía muy bien a qué se refería, así que investigue un poco y leí que fue la unión que existía entre los departamentos Choco, Valle del Cauca, Cauca y Nariño hasta 1886 cuando se regenero la constitución. Resulta que detrás de su cocina existe una investigación de más de 4 años, en busca de sabores auténticos de nuestras raíces geográficas.

Como resultado, desde hace un año renovó totalmente el menú del Escudo del Quijote dando origen a nuevos platos que conservan los matices de “El Gran Cauca”, construyendo una propuesta de cocina propia, bajo una necesidad de comunicar por medio de sabores nuestros orígenes culturales. Es por esto que al degustar su nueva propuesta, apreciarán sabores que les abrirán la imaginación y les aseguro que no los encontraran en ninguna otra cocina.

Les había contado que me prometieron un tour de sabores en seis tiempos, ese día me invito a conocer su plato “Déjese llevar”, un tour donde la chef te recomienda 6 estaciones para que conozcas en cada una un plato diferente de su menú a una menor escala, compuesto por 3 entradas, dos fuertes y un postre (Los sabores más suaves son al principio y deja los fuertes para el final). Cuando vayan lean la composición de cada plato para entender toda la influencia de nuestros orígenes que la chef ha descubierto y les aseguro que al final se comerán el postre de gula porque el cargo de consciencia de no comerse algo tan delicioso los vencerá.

Mejores hoteles en Cali

Pan de la casa

Empezamos el tour con el pan de la casa, un obsequio de la chef que viene con pancitos de almidón de yuca aliñados con yerba de azotea. El grande es pan focacha, viene aliñado con semillas de cilantro y ramas de cebollas. La idea es que lo cojan con la mano y lo degusten con el alioli de yerbas. Lo del al lado es menjurje de pescados con ají desenterrados, éste acompañante siempre es diferente.

Tortelini en truche

Luego de empezar con el pan de la casa, empezamos con la primera entrada. Tortelini en truche aumada en bruma de laguna.

Montadito de maíz blanco con carne ahumada

Montadito de maíz blanco con carne ahumada en madera de cuajo de café y un jus de cerdo. En esta segunda entrada deben coger la arepita, pasarlo por todo el alioli y luego llevarlo a la boca.

Camarones aborrajados con alioli de maracuyá

Con ésta finalizan las entradas, por cierto las bolitas amarillas son maracuyá.

Pollo caserio a la parrilla con un chimichurri

Pollo caserio a la parrilla con un chimichurri de azotea sobre papitas criollas con aguacate ahumado. Empezamos con el primer fuerte.

Cerdo asado en cocción lenta

Seguimos con el segundo plato fuerte, cerdo asado en cocción lenta en tierra de maní con tamalito de pipian y carantanta.

Postre

Terminamos el tour con postre, cheesecake de maduro con 60% de cacao colombiano (Nativo).

Lo que les recomiendo es que cuando vayan al Escudo del Quijote y pidan el “déjese llevar” o cualquiera de sus platos; coloquen su mente en blanco y saboreen minuciosamente cada bocado porque conocerán sabores ancestrales de nuestra cultura, que no encontrarán en ningún otro lado.

Quedarán encantados con el Escudo del Quijote, no solo por su menú sino también por el amor al servicio que tiene la chef y cada uno de los integrantes de su equipo en el restaurante.

Comparte esta guía si te fue útil